jueves, 10 de julio de 2014

¡NO ME HE MUERTO!

Han pasado ya varias semanas sin escribir en el blog y las bodas deben estar celebrándose cada fin de semana, haga lluvia o salga el sol. Me encantaría poder verlas por un agujerito, incluso publicarlas, ¿por qué no?.

La razón de mi mutismo, no es otra que una pequeña locura llevada a cabo de la mano de mi flamante marido (hay que ver lo que mola decir marido cuando aún no llevas ni un año casada, ¿a ti también te pasa?).

La cuestión es que, tras una mirada cómplice, por fin decidimos dejar de soñar para hacer realidad eso que tanto llevaba rondando en nuestras cabezotas, y así es como he llegado a escribir este post desde Sudamérica.

No ha sido todo tan fácil... Desgraciadamente, y sintiéndolo mucho, he tenido que rechazar varias ofertas de parejas que confiaban en mí para organizar y decorar el día de su boda. Juro que me comí los hígados por dentro al rechazarlas, pero otro plan más insensato me esperaba. Por el momento, tengo que dejar la organización de eventos a un lado, aunque prometo que volveré más fuerte y con más ideas.

Venga, ya os lo cuento... Me he tomado un año sabático para recorrer el mundo con una mochila, una buena guía de viajes y la compañía de mi marido. Es algo que siempre quise hacer, y aunque intenten meternos el miedo en el cuerpo con palabras como crisis, paro o deshaucio, pienso que la vida está para VIVIRLA. Y en ello estoy...  Por el camino, absorberé nuevas ideas, conceptos, y todo lo que pueda servir para despertar la inspiración y creatividad.

Si sois viajeras, podéis seguir nuestras peripecias en el blog que hemos creado para relatar anécdotas y sucesos varios (canelaycanelon.blogspot.com) y haceros fans en facebook, twitter y toda la pera... Y si lo vuestro son únicamente las bodas y saraos, deciros que intentaré seguir publicando cuestiones de interés para novias al borde de un ataque de nervios (no con tanta frecuencia, pues es complicado pillar wifi en ciertos hostales-cuchitril, pero haré lo que pueda).

Sin más preámbulos,  me despido de todas desde la República del Ecuador, donde tuve el placer de asistir a una hermosa boda inca. Pero esto, mejor os lo cuento en el siguiente post...

1 comentario:

  1. Vaya!! Un día estás siguiendo a una chica hablando de bodas y al día siguiente está en Ecuador en pleno año sabático, jeje. Te deseo lo mejor en esta bella aventura y que por favor nos ilustres todo lo que puedas!

    Besos

    ResponderEliminar

MUCHAS GRACIAS POR COMENTAR!!!