lunes, 14 de julio de 2014

BORJA Y NATHALIE, UNA PRECIOSA BODA INCA

Para las más despistadas, vuelvo a contar que en este momento me encuentro dando la vuelta al mundo, a lo Willi Fog pero con más días... Cuando tomas este tipo de decisión, es difícil escoger el punto de partida, pero nuestros amigos Borja y Nathalie nos lo pusieron muy fácil. Al recibir su invitación de boda, tuvimos claro que nuestra aventura comenzaba en Ecuador.

Borja y Natha se conocieron en Australia y, tras varios años viviendo allí, decidieron probar suerte en el país natal de la novia. Ambos son grandes amantes de la naturaleza y, ahora que por fin conozco el Ecuador, entiendo por qué decidieron quedarse aquí.

Quien los conoce, dirá de ellos que transmiten paz. Siempre están sonrientes, relajados y dispuestos a ayudar. Es como si estuvieran en total armonía con el mundo, la verdad es que me despiertan cierta envidia sana...

Decidieron celebrar una ceremonia andina, algo muy diferente a lo que estoy acostumbrada a encontrarme, así que yo encantada de estar allí y poder contároslo... Nos ponemos nuestras mejores galas y ¡allá vamos!
La ceremonia andina es un ritual sagrado realizado por un sacerdote andino (algo así como un chamán). Se celebra en un entorno natural y suele ser sencilla, sin lujos ni opulencias. Todo empieza el día anterior con el SIRICHI, cuando los novios deben construir una cabaña de paja en la que poder pernoctar esa noche. Por suerte, en este caso, la novia es arquitecta...
A las 6.30 de la mañana, se celebra la PAKARINA, o lo que es lo mismo, el renacimiento de los novios, quienes tuvieron que darse un buen BAÑO DE PURIFICACIÓN en el río, ¡con lo fría que estaba el agua! Ya limpios y con el corazón abierto y puro, sobre las 10.00h se dio paso a la ceremonia con todos los invitados a la boda, ¡y allí estaba yo! Además de la cabaña y varios detalles que os cuento más adelante, me llamó la atención la música, que sonaba en directo, combinando sonidos de violín con música típica andina. Simplemente la vestimenta de los músicos se mereció más de un click de las cámaras fotográficas.
Por fin llegó el momento que todos esperábamos. La novia llegó del brazo de su padre, andando sobre un camino de pétalos y luciendo un vestido precioso inspirado en un modelo de la diseñadora francesa Laure de Sagazan.
Durante la ceremonia, todas las energías de la naturaleza estuvieron presentes en todo momento: LOS APUS (espíritus de las montañas, representan el lado masculino), LA PACHA MAMA (Tierra Madre, representa lo femenino), EL AGUA (representa la pureza), y EL FUEGO (representa el camino o la fuerza).
El chamán iba guiando la ceremonia y nos pidió a todos que conectáramos con los elementos, y aunque lo intenté, aún me queda mucho que aprender hasta conectar con la Pacha Mama... Aún así, todo me pareció precioso y muy emotivo.
Además, la novia, fiel seguidora de Zeta & Petra, se inspiró en ideas del blog (¡todo un halago!) y cuidó cada detalle con mucho mimo. Se podían ver cintas blancas y tarros de cristal con flores colgando de los árboles que presidían la ceremonia.
En lugar de anillos, hubo un intercambio de ofrendas, y los novios se regalaron el uno a otro un collar de hilos bendecidos por una monja budista de los Himalayas, lugar donde se comprometieron. Como véis iban la mar de cucos sobre un cojín de encaje y arpillera.
Para acabar, los novios realizaron el acto de LA SIEMBRA, simbolizando así el sustento. Y ya convertidos en marido y mujer, tocaba sentarse a comer y, tras el brindis, llegó el momento de buscar mesa. Fue precioso ver nuestros nombres escritos en una ventana sobre el suelo...
Como en cualquier boda, tras la ceremonia los novios ofrecieron un gran banquete y festejo, agradeciendo a todos los invitados su asistencia. Nos pusimos como boas probando las delicias ecuatorianas, además de un picoteo ibérico que hacía los honores a las raíces del novio. Me encantaron los centros de mesa, con flores alegres y mensajes positivos.
Y después tocó bailar y bailar hasta altas horas... Sin duda, fue una boda súper especial y única, llena de detalles y rincones con mucho encanto.
Todo un gustazo haber podido estar allí compartiendo ese momento tan importante con Borja y Natha, y un placer poder contarlo en este blog. ¡Que seáis muy felices chicos! Aunque me consta que lo sois...

6 comentarios:

  1. Un dia muy especial que no olvidaremos..

    ResponderEliminar
  2. Sí!!!! Qué bien lo pasamos Vane!!! Caballito de palooooooo

    ResponderEliminar
  3. Zior!!!
    Muchas gracias por publicar el blog de nuestra boda. Nos hizo muy felices tenerles con nosotros ese día.
    Sin duda, tu blog es el que me inspiro a hacer una boda con decoración diferente. Desde que me comprometí, lo leí de pies a cabeza. Muchas gracias por compartir tus ideas tan inspiradoras.
    Un abrazo y a seguir disfrutando del viaje!!
    Natha

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nathaaaa!!! Un placer haber estado allí compartiendo ese día con vosotros y poder contarlo!!! Fue una boda preciosa, muy especial y llena de detalles. Me alegra mucho que este blog te sirviera de ayuda e inspiración!! Abrazos!!!

      Eliminar
  4. La verdad es que para los que vivimos a este lado del charco fue una boda que no vamos a olvidar nunk!!
    Un placer haber estado alli con vosotros (natha y borja) y con el resto de invitados que no conociamos y fue un placer.

    ResponderEliminar

MUCHAS GRACIAS POR COMENTAR!!!